El guitarrista y compositor Javier Peñoñori, quien desde casi cinco décadas viene construyendo un camino propio en la escena de la música popular de raíz, lanzó su onceavo disco “Todos los silencios del mundo”, en el que aborda milongas y zambas de Atahualpa Yupanqui y Gustavo “Cuchi” Leguizamón, una pieza de Agustín Barrios y otras propias.

El virtuoso instrumentista y escritor nació en San Pedro, a orillas del río Paraná, provincia de Buenos Aires. Comenzó a estudiar música a los cinco años, alcanzó el reconocimiento internacional -se destacó en festivales europeos- y publicó otros 10 discos dedicados al tango el folclore argentino y latinoamericano y a la música clásica.

En su largo trajinar también editó, en su faceta de escritor, los libros de poemas “Murmullo del silencio” (cinco reediciones) y “Desacordes en la bruma” (2019).

Ahora vuelve al ruedo discográfico con un trabajo conceptual que puede encontrarse en todas las plataformas digitales y donde conviven en armonía piezas como la milonga “Estancia vieja” (Yupanqui), que habla de “las injusticias sufridas por los peones rurales y jornaleros despojados de sus tierras originarias desde el fondo de los siglos” -describió el músico-, hasta “El cóndor de mis riscos”, una danza andina de su autoría “que revolotea en las montañas mientras los mineros trabajan al pie de los Andes”.

Fuente: Télam